30 de diciembre de 2014

Viking: Battle for Asgard


Encontrar juegos con una ambientación distinta a la clásica es muchas veces complicado en el mundo de los videojuegos porque o son juegos viejos que no se pueden conseguir con facilidad, en la región donde uno vive no llega o si lo hace lo hace en idiomas ya no distinto al que hablamos sino que ni siquiera en inglés y por último que por X o Y no se conozca. Con este juego en cuestión realizado por Creative Assembly pasa algo parecido, una ambientación mitológica de los vikingos que se ve poco y que personalmente conozco unicamente Rune y en Age of Mythology.


El juego nos pone en la piel de Skarin, un vikingo resucitado por la gloria de Freya para liderar la batalla contra Hel y su legión. A partir de aquí poco más voy a contar para no destripar nada aunque para ser sinceros poco puedo destripar pues quitando el personaje de Freya lo demás es lo típico, malos muy malos, buenos muy buenos y la puta manía de poner a dioses del Inframundo como malos malosos. Aún recuerdo la excelente expansión del Titan Quest con Hades como enemigo final o películas donde el mismo es el malvado a derrotar. Ahora, uno va a la mitología y ve que era igual de malvado, o bueno, el dios de turno del Inframundo que el de los Cielos y siempre es una pena porque se simplifica tanto haciendo estas comparaciones que se pasa de una trama interesante a la típica de siempre.

Bueno, quitando el tema de la historia estamos ante un juego de acción donde lo que tenemos que hacer es pegar, golpear, matar, rajar, apuñalar, en definitiva matar a todo lo que veamos con unos combos interesantes pero muy desaprovechados. Desaprovechado, una palabra que viene como anillo al dedo a este juego porque además de matar hay partes de sigilo, desaprovechadas, y de estrategia, desaprovechadas, pero que en su conjunto divierte y esta bien para echar un rato. Eso sí, aconsejo jugarlo en difícil porque sino no creo que aguantéis todo el juego, a mi me ha durado unas 22 horas.

Hay que decir que el juego es un port de consola y claro, lo que es un buen trabajo no se hizo. Gráficamente le cuesta al juego y se nota mucho, muchísimo, que no esté optimizado aunque tampoco sea un portento, aunque el agua me ha parecido de una enorme calidad. Pero en mi equipo que ya tiene sus añitos quitando ciertos momentos no ha habido problemas y para jugar no molesta nada. No tengo que decir que la configuración gráfica es poca.

¿Y qué decir del control? Pues que aunque uno juega bien con teclado y ratón esta todo optimizado para el mando, de Microsoft para más señas, y llega a ser tan chapuzas la configuración de los controles que solo vemos un mando de XBox360 y la tecla que corresponde en el teclado/ratón pero claro ¿y que hace ese botón? Bueno, tampoco pidamos demasiado, que demasiado que lo tenemos en PC.

¿He hablado de la IA? ¿no? Bueno, que decir de una inteligencia artificial tan excelente que si un enemigo nos avista y nos alejamos pasando de una línea imaginaria equivaldrá a no veros más. Se dan situaciones donde golpeamos, nos alejamos, golpeamos, nos alejamos y así hasta acabar con nuestro enemigos y no me olvido de los queridos QTE. Los QTE, desde mi punto de vista, puede estar bien pero en este caso no pasa eso y se vuelve todo muy repetitivo.

Para cerrar todo aunque tiene muchas críticas si lo pilláis por un buen precio os divertiréis mucho ya que a pesar sus fallos y carencias es un juego divertido durante sus primeras horas de juego aunque llegado 10 horas, como mucho, mucho, solo el querer terminarlo será la única fuerza que os quedará para terminarlo. Y mira que tiene buenas ideas pero claro, donde no hay más que sacar poco se puede hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada